Monday, March 04, 2013

Diagnóstico gráfico



Probablemente una de las manías más lamentables de los diseñadores gráficos de hoy en día, es la incapacidad de tomar decisiones justificadas al momento de trabajar con diseños específicos. Los ves opinando “que es feo”, que “es horrible”, que “no tiene esto”, o bien, “que no sirve”.
Si trabajáramos en el campo de la medicina, al emitir ese tipo de juicio,  no tendríamos más rango que el que tiene una madre que automedica mal a su hijo sin siquiera analizar los síntomas de su enfermedad.
El hijo tiene fiebre, y le da una pastilla. Pero, ¿pastilla de qué?, ¿qué originó la fiebre?, ¿era necesaria la medicación?, ¿qué cantidad necesitaba?, ¿cuál es la frecuencia del pastilleo?, etc… son preguntas que probablemente esa mamá jamás se hizo, y el diagnóstico de verdad se haga en urgencia, cuando sea llevado al hospital en ambulancia.
Al menos en Chile, ya nadie se sorprende de ver una y otra vez los mismos logotipos, en que le cambias un poquito el color de la tipografía y pasa por un nuevo logo. Si queda “lindo” (concepto que responde al gusto que le inculcó el profesor de cabecera), pasa desapercibido, pero si queda “feo”, arderá en las calderas del infierno.
¿El problema?. El problema de eso, es que ese tipo de logotipos “feos” ganan millonarias licitaciones, que obviamente luego que los diseñadores se enteran del costo de la licitación, es como si ardiera Troya y de inmediato todos se convierten en expertas mamás automedicadoras que por despecho, lanzan pastillas de lo que sea dentro de la boca del niño.
Conversando con un amigo médico, él me explicaba que existen distintos tipos de profesionales en el campo de la salud. Están los que pueden dar los primeros auxilios, los encargados de los cuidados específicos, y los que son capaces de diagnosticar los síntomas de las enfermedades y trabajar en función de eso. Él como que a las mamás automedicadoras no las incluía en la jerarquía médica.





En Diseño, prácticamente los “médicos diagnosticadores” están en extinción, y casi lo único a lo que se puede optar es a un chofer de programas de diseño.
Sin embargo, se pueden obtener interesantes diagnósticos pasando por prácticamente todos los elementos de diseño.

En este caso, si tuviésemos que diagnosticar las posibles anomalías de un logotipo (o algún otro diseño), debiésemos partir por algo más o menos así:





1. La forma.
Muchas veces los diseñadores desestiman la importancia de diseñar “el bulto”.
La mancha que genera la marca es importantísima al momento de la usabilidad. Si nos pusiéramos en el hipotético caso de que tenemos que escalar el logotipo para dejarlo ópticamente igualado de tamaño al usarlo con otros, lograremos ver cuáles son los elementos que ganan fuerza, cuáles desaparecen y cuáles quedan en el tamaño ideal.
Es importante la forma final, ya que de ésto depende que el logo finalmente se vea o no.











2. Peso
Al igual que la forma, nos referimos a la mancha. El peso de la mancha está siempre asociado con el golpe visual que es capaz de dar.
Diseñar la mancha total, con precisión, hará una perfecta lectura de lo que estemos diseñando. Formas sólidas no hace en este caso a las formas más visibles, o lineales las convierte en invisibles. Un fuerte golpe, no hace a la forma más legible, ni un golpe débil la convierte en ilegible. Auditivamente podría asociarse con el volumen de la voz. Más fuerte no es más claro.




3. El color
Probablemente si la era digital ha ayudado en algo, es en el manejo del color. Debe ser uno de los fuertes de los diseñadores, sin embargo, muchas veces estamos poco conscientes que el color puede ser un determinante complementario para que lo que estemos diciendo con la tipografía, refuerce lo que queremos decir, o le reste credibilidad. En este sentido, el color debiese responder siempre a la función por sobre la estética.




4. Jerarquía
Se refiere a todo lo que se pueda leer y entender en un orden correlativo, es lo que hace que nuestra mente descifre todo de la manera correcta y que fue concebida.
Ahora, cuando nos referimos a “en orden”, no quiere decir que estamos esclavizados a diseñar de manera ortogonal o simétrica, usando dibujos de formas geométricas básicas o a tipografías del tipo “helvética”.
Nos referimos a cómo educamos al ojo para que recorra secuencialmente lo que primero queremos que identifique, hasta lo que menos queremos que perciba.





5. Legibilidad
Cuando hablamos de legibilidad, no necesariamente hablamos del término básico de “que la letra se lea”. Más bien, queremos referirnos a que las formas puedan entenderse como tal.
Si un círculo no somos capaces de percibirlo como un círculo, entonces es un círculo ilegible.
Si un color no se percibe correctamente como tal, estamos siendo ambiguos, por lo tanto los problemas de legibilidad son evidentes.
Si por problemas de jerarquía, lees o ves cosas que no debes leer antes que otras que deberías percibir primero, creo que tienes problemas de legibilidad jerárquica.







6. Composición
La disposición de los elementos, el tamaño de cada uno, la mezcla de colores, y la interacción de cada uno de ellos puede potenciar o destruir en muchos casos un buen trabajo. Un cuidadoso estudio de las proporciones y pesos puede ser determinante en la consagración de una buena idea. Recordemos que una gran idea mal ejecutada no es más potente que una mediocre bien hecha.




7. Interacción tipográfica
Bueno, somos una página de estudios tipográficos, por lo que nos centraremos en eso. Y al momento de utilizar, editar, o crear tipografías, debemos tomar decisiones a partir de una serie de parámetros.
La primera pregunta que debemos hacernos es ¿por qué elijo esta tipografía?.
Si la respuesta es una negación a algo, es muy probable que la decisión esté lejos de haber acertado. Por ejemplo, ando buscando una tipografía elegante, y me pregunto ¿por qué elegí esta tipografía?, y la respuesta es porque no me parece infantil. Mala respuesta.
La contrapregunta inmediata debiese ser, ¿qué elementos consideras que debe tener una tipografía para que nos dé la sensación de elegancia?.
Bajo los criterios que plantea esa pregunta, podemos seguir encontrando posibles causas que respondan a por qué el diseño que estamos haciendo no está funcionando o qué es lo que tengo que evaluar para que un diseño se comporte adecuadamente.




7.1.Estructura o esqueleto
Llamaremos esqueleto a la estructura de la letra, a su ductus. Este esqueleto regularmente define su uso. Determina si va a ser una tipografía de lectura continua de textos, de títulos, de pantalla, etc. La construcción de sus trazados debiese determinar las proporciones base de las contraformas, tamaños, proporciones, etc.
Al momento de una eventual manipulación tipográfica, la alteración del ductus es fundamental para darle continuidad a la coherencia formal de las formas de la letra.




 
7.2 Proporciones de la letra
No podemos estar ajenos a las proporciones de la letra. Muchas letras por más que las agrandamos, nos siguen pareciendo demasiado chicas. Esto es, debido a que su altura X es bajísima. A muchas les cuesta ser trabajadas por exactamente lo contrario, es demasiado gritona, y por más que se achica, sentimos que sigue gritando. Cada tipo tiene sus proporciones de ascendentes y descendentes, condensados y expandidos, inclinaciones y modulaciones.




7.3 Lenguaje
Los diseños de tipografías tienen estilos y maneras de decirnos las cosas. Hay tipografías de texto, manuscritas, de palo seco, híbridas y experimentales. Cada una tiene un concepto que le dio el origen a la sistematización del lenguaje de la forma. Pueden ser formas herederas de pinceladas, de pluma caligráfica, de plumones, bolígrafos, talladas, etc.





 
7.4 Escritura
Las tipografías tienen maneras de escribirse. También tienen maneras de leerse, hay algunas más rápidas que otras, unas estimulan la comprensibilidad y otras se juegan la vida por su belleza. Hay tipografías experimentales que son apenas legibles, y algunas son capaces de evocarte a otras épocas, otros lugares, otros contextos. Algunas te contextualizan de inmediato con el contenido de la lectura, y otras que sencillamente no te trasladan a ninguna parte ni a ninguna época. Es más, ni siquiera te diste cuenta que la estabas leyendo.
Los grandes diseñadores saben ocupar a la perfección este tipo de asociación “forma de leerse-contenido”, y son capaces de desarrollar poderosos conceptos en base a esto.




7.5 Combinación de formas tipográficas
Hay tipografías que es como si las hubieran diseñado para que al unirlas con otra, funcionaran perfecto. Se crea una especie de romance a primera vista entre ellas, y hacen un trabajo de pareja espectacular.
Pegan sencillamente perfecto, tanto conceptualmente, como con sus pesos, variables y proporciones. Se apoderan del lenguaje e interactúan la una con la otra de manera bella y eficaz.
La fórmula de estas combinaciones exitosas es el secreto mejor guardado de los académicos y tipógrafos.

Diagnóstico gráfico Si ya hemos sido capaces de pasar por todos estos filtros, se supone que ya tenemos ciertos criterios para diagnosticar eficazmente el trabajo que sea, con lenguaje profesional.
Por lo tanto, todos nuestros conceptos y soluciones deberían llegar de manera directa al receptor.
El trabajo del diseñador es resolver los problemas de comunicación que puedan existir entre el mensaje y el receptor. Estos problemas de comunicación, necesitan ser detectados y definidos lo más eficientemente posible, para poder tomar directrices acerca de cómo plantear el trabajo.
El capricho, el ego, el exhibir la cantidad de años estudiados son cosas secundarias a la hora de diagnosticar las posibles anomalías que pueden surgir previo a un diseño, en el momento de ejecutarse o en el momento de la evaluación y posterior entrega.
Y así como vimos en el ejemplo hospitalario, hay diseñadores que son sólo capaces de salvar momentáneamente la situación, diseñadores que pueden recibir órdenes de alguien y trabajar con los requerimientos que le entreguen, y diseñadores que son capaces de diagnosticar, evaluar y tomar decisiones conceptuales acerca de funcionalidad y estética.





10 comments:

J.P. Basoalto said...

Buenisimo el articulo, y muy útil para personas que solo hacen diagnósticos "simplistas" y que simplifican temas mas profundos...

Marce said...

Esta muy bueno, la verdad creo que muchos hemos pecado con lo del "esta feo" y esto es una guía super práctica para tener en cuenta como hacer mejor nuestra pega. Ojala no sea la única en imprimirla y pegarla en mi cabecera.

daniel subiabre said...

1.Todos esos conceptos que aparecen en tu artículo son de primer año de cualquier escuela de diseño seria.Me parece raro y/o sospechoso que ciertos compañeros de profesión no manejen estos términos.
2.Yo soy de los que considera que el Diseño Gráfico Chileno es de regular a malo, es cosa de caminar por la calle de cualquier ciudad de nuestro país para darse cuenta. Por ejemplo, todo el comercio esta lleno de letreros luminosos o gigantografías iguales unas a las otras, siempre usando el mismo recusrso, la fotito descargada de google mas unos vectores "locos".Siempre me pregunto porqué tanto diseño malo, una de mis teorías es que los diseñadores que hacen esas piezas, las "diseñan" en 15 minutos y no tienen mas tiempo. Esas cosas que llaman carteles son hechas principalmente en "agencias" que se dedican a hacer letreros y dónde cada minuto cuenta. Lo mismo pasa con los diseñadores que trabajan en una imprenta. Ahora cuando licitan un proyecto de marca, y vemos que la agencia que se lo adjudicó cobro millones de pesos y el resultado es mediocre, eso ya no se como explicarlo.

Anelis Network said...

Gran artículo, largo, pero grande...a ver si nos aplicamos todos el cuento :)

piernimages said...

Gracias por recordarnos de esta manera tan clara y visual conceptos tan importantes. Ojalá algunos de mis clientes tuvieran claras estas bases. Yo soy de una pequeña ciudad en España y también es difícil encontrar diseño de calidad y funcional, y se ve cada barbaridad... Un saludo con cariño y espero expectante su próximo post

marc said...

Te invito a mi blog de diseño, gracias!!

franciscoopazo said...

Gracias por todo el contenido del BLog, soy estudiante de Diseño y recién vengo descubriendo tu blog, me parece increíble, si bien muchos conceptos como dice Daniel se enseñan en las escuelas de Diseño, quizás nos falta creérnoslo o practicar más la aplicación de cada concepto...
saludos!

Logo web said...

Muy bueno el artículo. Enhorabuena.

nitrofurano said...

comic sans in the first photo? wtf? :S

Juan Parraos said...

Excelente artículo, muchas gracias.